Niza, otro crimen de falsa bandera

Hoy es un día triste un tunecino ayer noche dejo 80 muertos y más de 200 heridos en Niza arroyando con un camión una avenida llena de gente que celebraba el día de la nación francesa.

Un asesino que nadie sabe que estaba pensando antes de actuar y que no se merece más que lo que recibió morir a tiros por parte de la policía francesa.

Ahora me pregunto qué hay detrás del empeño de todos los gobiernos en tratar este hecho como un atentado terrorista.

De momento en la televisión hacen lo que nunca han hecho y es dejar claro el origen tunecino del asesino e intentar hacer encaje de bolillos para hacernos ver que detrás de este hombre había el deseo de un atentado.

Bueno en realidad parece como bastante improbable. ¿Un atentado islámico? Son sus propios vecinos los que dicen que era un tipo raro, pero que no era religioso, que bebía y comía cerdo. No encaja mucho con el perfil de un terrorista islámico, verdad.

Por otro lado surgen noticias de que en Bélgica ya se temía un atentado con algún tipo de maquinaria pesada. Bueno y ¿porque no se pusieron los medios para que no se produjera? Estoy cansado de estas mentiras que solo pretenden vendernos el humo de lo que nuestros gobiernos nos ocultan.

Ahora Europa se encuentra colapsada entre controles de seguridad. Casualmente en mayor grado en las fronteras europeas que colindan con países de corte islámico como Argelia.

Hace un par de días se anunciaba la muerte de un emir de estado islámico en un contrataque yihadista en Kobane y casualmente ayer se habla de atentado, parece como que en las sombras alguien fuerce la justificación de los hechos.

«En nombre del pueblo estadounidense, condeno en los términos más firmes lo que parece ser un horrible ataque terrorista en Niza, Francia, que ha matado y herido a decenas de civiles inocentes»

Estas son las palabras de Barack Obama que claramente empieza a preparar el terreno para el próximo ataque estadounidense a cualquier país de oriente medio que en este momento le estorbe.

Centrémonos en nuestro “terrorista” Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un conductor de envíos profesional. Bouhlel, padre de un hijo de tres años, estaba fichado como delincuente común pero hasta ahora no se tenía constancia de que se hubiera radicalizado en una red terrorista, por lo que “era un conocido” de las fuerzas de seguridad por delitos de amenazas y violencia pero era un total desconocido para los servicios de Inteligencia. Vamos que era un caco pero se alejaba del perfil del terrorista con mucho.

Y sin embargo ¿porque los medios de comunicación nos meten con cuchara y calzador que el hecho de que un camión arroye a 80 personas entra dentro del perfil de atentado terrorista?

Lamentable el hecho de que un loco coja un camión, que por otro lado era su medio habitual de trabajo, y mate más de 80 personas y deje heridas a más de 200. Un loco sin escrúpulos y que de no haber muerto merecía pasar el resto de su vida en la cárcel, eso sí, pero y este circo y el empeño en llamarlo atentado, a que responde.

Fue el primer ministro francés, Manuel Valls, el que inmediatamente declaro que el autor de la masacre terrorista está “probablemente” relacionado con el islamismo radical, según publicaron varias agencias.

« […] terrorista, sin duda vinculado al islamismo radical. »

Pocos minutos más tarde el ministro de interior francés tuvo que desmentirla confirmación de la relación alguna con el islamismo radical.

Han intentado sacar metralla hasta del hecho de que alquilara el camión con el que perpetro los hechos 24 horas antes. Olvidándose que su medio de vida era el de transportista y que posiblemente hubiera alquilado camiones decenas de veces.

No puedo dejar de mencionar un punto que seguro que a la gente le ha pasado inadvertido. Inmediatamente después del suceso, todos los medios de comunicación y como suelen hacer, ya que les tienen bien aleccionados, hablaban de “un ciudadano francés de origen tunecino”. Qué raro ¿no? 24 horas más tarde ya no era un ciudadano francés sino simplemente un tunecino en los medios de comunicación.

Dudosa relación de los hechos con un atentado. Crimen de un psicópata, un loco afincado en Francia y que no profesaba la religión islámica y que era un alcohólico a punto de separarse de su esposa. El ataque de un loco que como un loco se comporta.

Me dan muchísima pena los muertos en esta acción. Y me preocupan aún más esos heridos que psicológicamente tardaran años en recuperar su cordura. Pero aún me preocupa más pensar en que en unos días, quizás semanas, asistiremos a ver el porqué de este montaje que si no es un “atentado de falsa bandera” se aproxima mucho al planteamiento de un negro plan de las logias que manejan los hilos del mundo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *