Ley de violencia intrafamiliar

Siempre he creído que a buen entendedor pocas palabras bastan y no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír.

Me gustaría empezar por aclarar que una cosa es como se ven las cosas como ciudadano y como se deben de ver a nivel político. Si es cierto que los políticos están para representar a los ciudadanos, lo están porque el ciudadano común no tiene por qué comprender como funciona el sistema a nivel legislativo, ni ejecutivo. Por decirlo de alguna forma los políticos son a las sociedades lo que el sistema operativo es a un ordenador.

El problema viene cuando los políticos se suman a las corrientes de los ciudadanos olvidándose cuál es su labor y lo que deben de hacer, que es hacer comprender a la ciudadanía por qué y cómo de las cosas.

La culpa de todo esto la tienen en primera instancia el propio sistema que permite que pueda obtener poder cualquier persona, la mayoría sin una cualificación y con un conocimiento nulo de las instituciones y su funcionamiento,  y en segundo lugar los lobbys que se encargan de que obtengan el poder los peleles de turno a los que poder manejar y que se encarguen de aleccionar a las masas que de forma inconsciente terminan convirtiéndose en ovejas que como rebaño siguen al lobo con piel de cordero de turno.

Pues esto es lo que está sucediendo con lo que han dado en llamar “violencia machista” y las “leyes de violencia de género”. Parece que el discurso de Ortega Smith de VOX ha levantado ampollas en la piel de los lobbys y se ha producido un linchamiento masivo por parte de los medios de comunicación, aleccionados por los de siempre, y por los colectivos que solo se preocupan de tener las subvenciones pertinentes en vez de analizar los mensajes y hacérselos llegar a su gente. El caso es que sea como sea en la calle se ha empezado a producir una actitud extraña hacia los que luchamos por la igualdad de verdad, rehuimos de los lobbys e instituciones que solo se aprovechan del sistema como sanguijuelas y nos han convertido, dialécticamente, en asesinos en potencia y unos nazis que comemos niños.

En primer lugar hay que decir que cuando se habla de “violencia machista” y de “violencia de género” de una o de otra forma se criminaliza al hombre, que al parecer es el culpable de todos los males de la sociedad que atañen a la mujer y que la mujer SIEMPRE, es buena bondadosa, caritativa y no mata a una mosca. Evidentemente esto no es así y todo el mundo lo sabe. No todos los hombres son unos criminales, ni unos maltratadores, ni unos violentos, ni todas las mujeres son inocentes, bondadosas, he incapaces de tratar a otros de forma violenta.

Esto es lo primero que hay que entender. Hay hombres, buenos y malos, y mujeres buenas y malas. Hay hombres maltratadores, pero también los hay que son incapaces de hacer daño a un semejante. Y hay mujeres maravillosas y otras que no solo son violentas sino que además se ensañan con el prójimo.

Eso es lo que debe legislar el estado, el que la ley se encargue de que pague como se debe el hombre violento, el maltratador, el asesino, pero también pague la mujer violenta, maltratadora, asesina. Nadie puede negar que el número de mujeres maltratadas es superior al de hombres, no se puede negar que mueren muchas mujeres a mano de sus parejas y exparejas. Pero que el número sea superior no justifica que legislativamente el estado, y nuestros representantes, tengan que organizar las cosas para que TODOS, hombres, mujeres y niños estemos protegidos EXACTAMENTE IGUAL. La ley no está hecha para 1 o 1000, la ley esta y ha de estar hecha para todos. Y creo que en ese sentido VOX tiene un lema que lo define de forma perfecta “LA VIOLENCIA NO TIENE GENERO”.

Esto no quiere decir que no se crea en la mujer maltratada, claro que se cree en la mujer maltratada y claro que se ha de luchar por acabar con la violencia contra la mujer, por supuesto que sí. Pero también hay que acabar con la violencia contra el hombre, los niños, los ancianos. La lucha está en acabar con la violencia y que las leyes también lo hagan de forma íntegra.

Insisto: « Las leyes han de proteger igual haya 1 caso o haya 1000. Y los políticos se han de encargar de que esas leyes sean equitativas y cubran todas las posibilidades.»

No se pueden tener leyes ni instituciones que te criminalicen por tener un género y que hagan que te sientas desprotegido. Pero tampoco se pueden tener leyes que permitan que por tener un género otro individuo pueda abusar de ti por superioridad física. En resumen si existe “la violencia machista”, pero igual que existe la “violencia feminista” y la diferencia es que una está ampliamente protegida por la ley y la otra apenas. Existe una discriminación clara entre cuando un hombre ejerce la violencia y cuando la ejerce una mujer y esto si es un problema porque hay colectivos totalmente desprotegidos.

Si una mujer ejerce cualquier tipo de violencia sobre su pareja , expareja, o sus hijos, por el hecho de ser mujer no se considera “violencia de género”, eso se llama discriminación positiva. Si un hombre ejerce violencia sobre una mujer, queda rota la presunción de inocencia, es él, el que tiene que demostrar su inocencia, es él el que tiene que demostrar que no cometió el acto. Cuando una mujer ejerce violencia contra un hombre, vuelve a ser él, el que tiene que demostrar que esa mujer ha ejercido violencia contra él. Esta rota la presunción de inocencia y esto es porque estas leyes de “violencia de género” criminalizan al varón por el hecho de serlo.

Pero no es el único problema. Las parejas de gays, lesbianas o transgenero están totalmente desprotegidas por estas leyes. Si en una pareja de lesbianas una de ellas golpea o ejerce violencia de cualquier tipo contra la otra, incluso de forma reiterada, la mujer maltratada no será considerada una víctima de “violencia de género” porque quien ha ejercido la violencia es una mujer y no un hombre. Si en una pareja de gays uno golpea o ejerce violencia de cualquier tipo sobre su pareja, incluso de forma reiterada, nunca será considerado “violencia de género”, ni tan siquiera “violencia machista” porque la persona atacada es otro hombre. Y esto es exactamente igual con parejas transgenero.

¿Es esto razonable? Es fácil ver que estas leyes protegen solo a una parte de la sociedad, a las mujeres que sufren maltrato. Pero desprotegen al colectivo de los hombres y no protege en absoluto a las parejas no heterosexuales, niños etc.

Me gustaría ilustrar esto con un pequeño ejemplo encontrado en twitter aplicado a algo totalmente distinto pero que creo que hará comprender a todo el mundo, que sucede con las leyes de “violencia de género”.

« Carmen González trabaja de limpiacristales para una empresa multiservicio.

A pesar de que la empresa cumple estrictamente la ley de protección de riesgos laborales, Carmen ha tenido un grave accidente al caerse de una plataforma desde la que limpiaba una enorme cristalera y se ha roto las dos piernas.

Tras consultarlo con su pareja ha decidido pedir una indemnización  al ser un accidente laboral que la va a tener mucho tiempo de baja impidiendo  hacer su vida normal.

Tras no pocos problemas para poder iniciar los trámites para solicitar dicha indemnización y el enorme coste de abogados ya solo la queda esperar la respuesta de la mutua a este respecto.

Pasados dos meses una mañana suena el teléfono de su casa…

  • Si dígame
  • Buenos días, pregunto por Carmen González
  • Sí, soy yo, dígame
  • La llamamos de “Grumosa” en referencia a la solicitud de indemnización por el accidente laboral que sufrió el 13 de febrero.
  • Ha si, si, dígame.
  • Es simplemente para comunicarle que se ha desestimado su petición de indemnización, en unos días le llegara una carta por correo postal notificándoselo.
  • ¿Pero porque? Ha sido un accidente laboral y tengo las dos piernas rotas
  • Si y se ha tenido en cuenta que es un accidente laboral y por eso está percibiendo usted la totalidad de su salario mensualmente.
  • ¿Entonces dónde está el problema?
  • Se lo explico, desde enero de este año entro en vigor la nueva ley de “igualdad en accidentes laborales”.
  • ¿Y?
  • Déjeme continuar. En esta ley solo se contemplan ayudas para los accidentados que son hombres, ya que las estadísticas indican que el 95% de los accidentes los sufren hombres.
  • ¿Quiere decir que no voy a recibir una indemnización por ser mujer?
  • Yo me limito a tramitar las indemnizaciones, no puedo decirle más.
  • ¿Me está diciendo que no merezco ayudas por ser minoría, a pesar de haber tenido el mismo accidente que muchos hombres?
  • Por favor le rogaría que no desprecie a las víctimas de accidentes tan graves. No es un tema para frivolizar ni tomárselo a la ligera. Muchos hombres sufren accidentes gravísimos.
  • ¿Encima me dice que estoy despreciando? ¿Pero de verdad me lo está diciendo en serio? ¿Usted se da cuenta de que no voy a poder caminar durante los próximos meses? ¿Qué mierda de ley me está contando?
  • Disculpe señora, yo la estoy hablando de forma correcta y usted me está faltando al respeto a mí, y a las víctimas de accidentes laborales.
  • ¿Pero que me estas contando?
  • Creo que es usted una fascista que no respeta nada.
  • ¿Me lo está diciendo en serio?
  • Si sigue en ese tono me voy a ver en la obligación de colgarla.
  • Disculpe usted señora. Una curiosidad, y si fuese hombre y hubiera tenido este mismo accidente, ¿Cuál sería la indemnización a la que tendría derecho?
  • Pues sería el 100% de lo solicitado, más el 35% por daños y perjuicios. Acceso a una vivienda preparada para su discapacidad temporal totalmente gratuita durante el primer año, gastos comunitarios incluidos. En el caso de secuelas permanentes se le abonaría una ayuda no superior al salario mínimo durante 24 meses para facilitar su incorporación al mercado laboral y por su puesto todos los gastos jurídicos y legislativos necesarios.
  • Y a mí ni un triste gracias. Me parece fatal la verdad.
  • Lamento ser portador de malas noticias pero nosotros no hacemos las leyes, solo gestionamos accidentes e indemnizaciones.
  • Pues nada. Necesitan algo más.
  • No, solo era comunicarle el veredicto.
  • Pues gracias.
  • Adiós y tenga usted un buen día. »

¿Alguien se imagina que esto pudiera ser una realidad? Pues algo así sucede con la ley de “violencia de género”.

Lo peor de todo es que cuando alguien se molesta en intentar cambiarlo y que esa ley discriminatoria ayude a todo el mundo, es decir no solo va a mejorar la ayuda a las mujeres que sufren violencia sino que además va a equilibrar la balanza para el resto de los colectivos, le llaman fascista y le vapulean en los actos públicos.

Esto es lo que pretende VOX y su “Ley de violencia intrafamiliar”. Que la mujer este mejor protegida ante la violencia, pero que también lo estén los hombres, los niños, los ancianos. No olvidemos que: “LA VIOLENCIA NO RESPETA GENERO”

No vapuleéis a quien intenta arreglar las cosas. Vapulear a quien lleva años haciéndolas igual y ha obtenido como resultados más violencia, más muertes y por si no era suficiente desigualdad.

Desde aquí quiero mandar mi más sincero apoyo a Ortega Smith y en general a todos los que luchan por que creen que las cosas pueden cambiar. Mi más sincero apoyo a todos los militantes de VOX que a pesar de las presiones siguen diciendo lo que tienen que decir y como tienen que decirlo. Porque demuestran que los más de 3 millones de votantes de esta formación están bien representados.

No puedo acabar este artículo sin mencionar como el señor Ortega Smith tuvo que aguantar durante un acto publico como una mujer fuera de si, Nadia Otmani, que al parecer le recriminaba su forma de pensar. Me gustaría decir que invito a todo el mundo a ver las imágenes para contemplar como la única violencia que se ve en las mismas es la de la señora Otnami y segundo que el señor Smith se calla para no buscar el enfrentamiento y no por otra razón. Creo que cualquiera con dos dedos de frente es lo que hubiera hecho, pero gracias a la prensa sensacionalista y progre todo se ha tergiversado y la opinión publica ha recibido un  mensaje totalmente equivocado.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *