Plan Yinon: Sionismo y Oriente Medio

Cuando en los medios de comunicación se menciona a Israel siempre oímos un tono lastimero que se arrastra desde la segunda guerra mundial y que los convierten en las victimas del mundo árabe en los pobrecitos de oriente medio. ¿Pero es esto una realidad o un espejismo que nos ha puesto en el desierto que ellos mismos han creado para nosotros grano a grano de arena?

Hace mucho tiempo que Israel dejo de ser inocente y que dejaron de ser los pobrecitos de una situación que ellos mismos han generado. O acaso alguien recuerda un deplorable estado en oriente medio como el que llevamos viviendo durante los últimos 70 años desde que Israel fue metida a la fuerza en medio de una cocina en la que se encargaron de encender la olla.

Los Judíos llevaban desde medio siglo antes del nacimiento de cristo buscando el retorno a su “Tierra prometida”, durante su cautiverio en Babilonia, y se hizo mayor después de la destrucción de Jerusalén conocido como la diáspora que provoco el exilio de los judíos a diferentes lugares del mundo. Así el regreso a la “Tierra prometida” tomo un carácter religioso.

A finales del XIX, Theodor Herzl y León Pinsker decidieron buscar el apoyo internacional para lograr la patria judía en Palestina, fuera o no por la fuerza. Así en 1897 se llevó a cabo el primer congreso sionista en donde se tomó la decisión de establecer una patria para el pueblo judío en Eretz Israel.

Fue el gobierno británico, como no, el primero en dar el paso en 1917, de decir públicamente su visión favorable al establecimiento de la patria judía en Palestina. Según estos deficientes esto no perjudicaría los derechos civiles y religiosos de las comunidades judías en Palestina. Es decir a ti te invaden tu país porque una serie de países de la comunidad internacional lo deciden y a ti no te va a afectar, más o menos es lo que decían los ingleses en la “Declaración de Balfour”. Por desgracia esta declaración no fue solo eso, entre otras cosas porque recibió el apoyo de varios países entre ellos el metomentodo Estados Unidos, y se convirtió en un documento imprescindible tras la primera guerra mundial cuando la “Sociedad de naciones” asigno a Reino Unido el mandato sobre Palestina.

Así desde 1920 hasta 1939 la inmigración judía creció en Palestina de forma salvaje hasta que Reino Unido atisbando un conflicto en Oriente Medio impuso una restricción casi total a la inmigración. De nada sirvió la medida ya que después de la fiscalización de la segunda guerra mundial y el  holocausto, casualmente judío, y al amparo de las organizaciones pro-estado de Israel en 1947 se decidió la partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, quedando Jerusalén bajo la administración de Naciones Unidas, que en vez de unir naciones permitió la invasión literal de una. Evidentemente los Judíos de Palestina aceptaron  la decisión, más faltaba, pero los árabes la rechazaron por completo.  Mientras se organizaba el caos los británicos, siempre en su línea, y después de ser los pioneros en organizar aquel desaguisado anuncian que se retiran de Palestina, como he dicho muy en su línea de tiro la piedra y escondo la mano.

No tardo en iniciarse una guerra civil entre judíos y árabes cuando en mayo de 1948 los judíos encabezados por David Ben-Gurión declararon la creación del estado de Israel. Así a golpe de mandato internacional y de invasiones poco éticas los judíos pretendían conseguir el regreso a su “tierra prometida”, solo había un problema y era que aquella tierra ya no era suya.

Así una guerra que comenzó por la invasión de varios países europeos termino con otras 5 guerras por la invasión de Palestina para crear el “Estado de Israel”. No suena todo esto un poco rocambolesco. Pues fue exactamente así

En el momento que se produjo la declaración del estado de Israel. Los países colindantes Egipto, Siria, Transjordania, Irak y el Líbano invadieron este nuevo país. La cruenta guerra acabo con un Israel que además de tener el territorio ocupado asignado por naciones unidas, había invadido buena parte del territorio asignado a los árabes y la parte occidental de Jerusalén  aumentando su territorio en más del 50%.

En 1949 se firmaron cuatro armisticios en Rodas que técnicamente acababan con esta guerra pero éstos en la práctica nunca llegaron a solucionare los problemas de Palestina y la violencia descomunal que todavía se mantiene en estos días entre invasores he invadidos.

Pero antes de la guerra, de la fundación del estado de Israel y de él panorama que hoy en día vemos en oriente medio ya se veía venir y había señales de alarma que alertaban de los planes  sionistas con declaraciones como las que ya a finales del XIX hizo un ya viejo conocido, y mencionado antes,  Theodore Herzl.

« La zona que abarca el estado judío abarca: desde la rivera de Egipto hasta el Éufrates, e incluye partes de Siria y del Líbano. »

No solo parece una declaración de intenciones es que lo es. Cuando observamos la guerra de Irak, la del Líbano de 2006, la de Libia en el 2011, la de Siria o el proceso de régimen en Egipto, debemos de comprender que son hechos relacionados con el plan sionista para el control de Oriente Medio que consiste en el debilitamiento de los estados árabes contiguos a Israel como parte de su proyecto de expansión.

El “Plan  Yinon” fue escrito por un funcionario del ministerio de asuntos exteriores israelí, Oded Yinon en 1982 y es un informe cuyo título ilustra mucho lo que podemos encontrar en sus apenas 15 páginas “Una estrategia perseverante de dislocación del mundo árabe” y trata precisamente de eso del desmembramiento generalizado de ese conjunto geográfico. Con este plan Israel debe volver a configurar su entorno geopolítico  mediante una balcanización de Oriente Medio y los países árabes en estados más pequeños y débiles.

El Gran Israel  incluirá partes del Líbano, Jordania, Siria y el Sinaí, así como partes de Irak y Arabia Saudita. El plan sionista apoya el movimiento de asentamientos judíos y una política de exclusión de los palestinos en Palestina que lleve a la anexión de Cisjordania y Gaza como el estado de Israel.

Comprender este concepto y no verlo más allá de la idea de un loco que ve fantasmas donde no los hay es complicado pero basta con mirar la evolución de oriente medio para darse cuenta de la realidad que nos rodea.

Como bien dije antes en un principio pensaban en crear el gran Israel que ocupaba todo el territorio comprendido desde el Egipto hasta Irak (desde el Nilo hasta el Eufrates). Intentando así que todo este territorio fuera la nación hebrea. Pero no esperaban la resistencia tan feroz que encontraron y así el plan en la actualidad se basa en apoderarse de puntos estratégicos de sus vecinos, como la península del Sinai de Egipto, los altos del Golán de Siria, el sur del Libano y parte de Jordania.

Tal vez el ejemplo más reciente de esto es el caso de Siria, aunque no es el único. La Mossad y la CIA fomentan el conflicto entre suníes y chiíes en la región buscando así las guerras civiles que provoquen la división de los territorios. En Siria hay alauíes, suníes, drusos, cristianos y kurdos. Y antes de la guerra era uno de los países con más tolerancia religiosa pero con el auge del estado islámico y la intromisión de fuerzas extranjeras, los conflictos raciales y religiosos han aumentado y el país está destruido tras más de 7 años de guerra. Sin embargo al parecer esta destrucción no es suficiente y ahora el objetivo es debilitarla aún más haciéndola desaparecer en forma de estados más pequeños. Así la devastación y la crisis llevará, o eso es lo previsible, a la partición por una parte de una parte del gobierno de Bashar al-Asad y la minoría alauí con el control de Damasco. Por otro lado los sunies también tendrían su estado. Los kurdos tendrían su propia región autónoma  siguiendo con su sueño del Kurdistan y por último la minoría drusa tendría también su propio estado. Así Israel se quedara definitivamente con los altos del Golán.

Pero la gente se puede preguntar. ¿Todo esto por una parte de territorio? ¿De verdad todo esto por los altos del Golán? No, ni mucho menos tenemos que intentar ver un poco más allá.

Israel expandiría más su territorio, que es uno de los puntos clave  dentro del plan Yinon. Con la creación de estos nuevos estados y la desaparición de Siria, el próximo objetivo sería azuzar los conflictos entre los nuevos estados. El estado suní será aliado de Arabia Saudí y de las monarquías del golfo pérsico (Catar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin) convirtiéndolo directamente en enemigo del estado Alauí, de Irán, y Hezbolá. Los kurdos estrecharan sus vínculos con Israel y sobre todo con estados unidos. Los drusos vecinos de Israel fortalecerían sus vínculos comerciales y diplomáticos con el sionismo, y los alauíes seguirían siendo aliados de Irán, Hezbolá y por su puesto la causa palestina.

Con todo esto el gobierno de Bashar al-Asad que tuvo siempre entre sus prioridades la defensa y la recuperación de los territorios ocupados palestinos tendrá que olvidar esa idea al estar las fronteras del estado alauí en amenaza constante, debido a los grupos terroristas de Al-Qaeda y el estado islámico y por su puesto Israel.

Esto no solo es el “Plan Yinon” sino una hoja de ruta que el tiempo nos hará ver en los telediarios mientras contemplamos como que este plan el poder sionista aumente exponencialmente haciéndose con sus objetivos.

Como podemos ver el problema del sionismo no es una cosa del pasado sino de nuestro presente. Los sucedido sobre todo en las dos últimas décadas en Oriente Medio, “guerra contra el terror” (2001), invasión a Irak (2003), guerra contra El Líbano (2006), invasión a Libia (2011), destrucción de Siria (2011- 2018), tienen como principal objetivo de Estados Unidos y Europa el continuar con el proyecto del gran Israel.

« El mundo musulmán caerá en el caos y esto será un factor positivo para Israel. »

Rabino Shmulévich

You may also like...

1 Response

  1. 2 octubre, 2018

    […] Leer completo: AQUÍ […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *