“LA MANADA”. El linchamiento

Llevamos ya muchos meses donde no hay un telediario donde no se oiga una noticia de “La Manada” y parece que ahora todo el mundo se suma a una corrección política que nos sumerge en el feminismo enfermizo y que no nos deja ni decir lo que pensamos. Y esto sí que es algo terrible de lo que hablare en otro post.

Creo que a estas alturas no es necesario pero aun así voy a explicar que es esto del caso de “La Manada”. En Julio de 2016 un grupo de amigos de Sevilla de entre 28 y 30 años viajan a Pamplona a la celebración de San Fermín. Sobre las 3 de la mañana del día 7, los 5 hombres se introdujeron en un portal con una joven de 18 años. Durante el tiempo que permanecieron en el portal la joven asegura que fue violada reiterada y sistemáticamente por los jóvenes.

La realidad de lo que sucedió en aquel portal solo lo saben los cinco acusados y la joven y no creo que sea labor ni mía, ni de ningún medio de comunicación el poner en tela de juicio a ninguna de las dos partes, pero si podemos poner de relieve todo lo que ha sido este círculo mediático.

Lo primero que llama la atención fue el hecho de las manifestaciones de gente, esperando a la sentencia, con sus carteles. Otras manifestaciones que en menos de unas pocas horas se organizaron reuniendo un número de personas importante. Desde fuera parece que todo esto estaba orquestado para que fuera así. Parece que los medios de comunicación y las altas esferas necesitaban un movimiento que distrajera a las masas y las tuviera entretenidas durante unos días, posiblemente para dormir otros temas que no interesaba airear.

Por otro lado la verdad es que muchas de las cosas que la gente reclamaba en esas manifestaciones “improvisadas” carece de sentido y esto no es culpa suya sino de la desinformación que el falso feminismo ha sembrado sobre este caso.

El primer ejemplo que encontramos y que llama la atención es el mensaje este que se está escuchando últimamente más que cualquier otra cosa eso de “NO es NO”. Por su puesto que “No es no” y esto entra dentro del respeto a la mujer y al hombre, si alguien no quiere algo no lo quiere y si alguien no quiere mantener relaciones sexuales o interrumpirlas en algún momento está totalmente en su derecho. Pero la realidad es que esta joven en ningún momento dijo “NO” por lo que carece de sentido exaltar a las masas con un mensaje así en un momento así, a no ser que se busque precisamente eso, que la gente se alce y así distraerla de otros asuntos bastante más graves.

Pero todo esto queda en mera palabrería barata si no vemos la declaración de la joven de la que supuestamente los acusados abusaron.

« No, no hablé, no, no grité, no hice nada, entonces, eh… que yo cerrara los ojos y no hiciera nada lo pueden interpretar como… eh… como que estoy sometida o como que no. »

En palabras de la víctima en ningún momento se negó y reconoce que su actitud podía dar a entender su consentimiento o no. Insisto esto no es una lucubración, ni una suposición son palabras de la propia joven.

Por si esto no fuera suficiente en una de las grabaciones de audio que se han escuchado en el juicio y como así consta en el folio 63 de la sentencia:

« En el intervalo comprendido entre los segundos 00:16 a 00:22 se continúan escuchando gemidos y jadeo,  de origen y contenido inespecífico así como un registro de voz de un varón que mantiene un breve diálogo, de un contenido semejante a: “¿Quieres que te la meta?, – “Sí”. – “pal fondo, vale. “

Del contenido de este registro, no inferimos, que fuera la denunciante quien promoviera la verificación de algún tipo de actividad sexual. Teniendo en cuenta que la expresión “pa el fondo” coincide con la terminación del video que examinamos. »

Los dos jueces que han decidido que los 5 chicos son culpables de abusos sexuales dicen que prefieren inferir en si la voz del “Sí” es de la joven o no. Pero dadas las circunstancias pocas posibilidades más quedan ya que solo había una sola voz femenina. Pero en su libertad de entendimiento estos prefieren no decantarse. La realidad es que este “Sí” al menos para uno de los acusados supondría muchísimo ya que demostraría el consentimiento de las relaciones sexuales. Pero es mejor ser políticamente correcto y obedecer la voz del amo.

Otro de esos temas escabrosos de este caso es el de los manifestantes con pancartas que dicen “No es abuso sexual, es violación”.

Este es un tema fácil de explicar y fácil de comprender. Pero para ello hay que poner voluntad y no dejarse llevar ni por los medios ni por estas falsas feministas que de feministas son feminazis y pretenden enseñar algo a los demás como si lo supieran todo. Por su puesto en ningún momento representan al colectivo feminista real que lucha por y para la mujer de verdad.

Lo primero que hay que tener claro es que el lenguaje popular no es el lenguaje jurídico. Muchas veces la gente confunde esto y esto genera confusión y también hay gente que decide confundirlo para confundir al resto, que de este tipo también me he encontrado últimamente.

Me temo que tenemos que empezar aclarando que el término “Violación” no es un término jurídico es un término popular la ley contempla “Abusos sexuales” y “Agresiones sexuales”.

Si buscamos la definición de “Abuso sexual” encontramos:

« Tener acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, con alguien contra su voluntad. »

Como vemos es la misma definición que violación y también que agresión sexual salvo que esta se hace con violencia e intimidación.

En el artículo 179 del código penal nos dice que:

« Concreta el delito de violación: “Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vía, el responsable será castigado como reo de violación con pena de prisión de seis a 12 años. »

El delito de violación como tal no existe pero no es ni más ni menos que una cuestión semántica de la diferencia entre el lenguaje jurídico y el popular.

Tanto el abuso como la agresión consideran al responsable violador y el acto violación la diferencia está en las formas en las que se da esa violación y el baremo de penas que la justicia puede aplicar.

El problema en este caso es que al ser tan mediático la gente esperaba una condena ejemplar de muchísimos años pero ¿tiene que ser así? Creo que llegados a este punto lo mejor que podemos hacer es poner ejemplos. Han sido los propios medios los que han creado la confusión y han alzado a la gente que ha respondido como si tuviera un resorte. Veamos a que me refiero.

Como vemos en esta noticia publicada en noviembre de 2017 el periódico “La vanguardia” trata correctamente el asunto llama violador al reo condenado por agresión sexual en este caso sin consentimiento ya que la habían emborrachado. Podría, salvando las distancias, ser un caso similar al de la manada.

Ahora vamos a ver como trato “La vanguardia” el caso de “la manada”

Vemos como el medio que antes hablaba de violación del mismo delito en la noticia anterior ahora ahorra el término para cambiarlo por el de abuso sexual al principio y agresión sexual al final. Mismo delito, misma pena, formas distintas de tratar la información y una forma de encender a las masas desde los medios.

Vamos con otro ejemplo del diario “El país” que el 21 de marzo público la siguiente noticia.

Vemos como un delito similar se tacha de violación sin ningún tipo de problema ni rubor, la opinión pública lo acepta, una condena inferior incluso a la de la manada y nadie sale a la calle porque los medios cumplen con su obligación, informar, ahora que pasa cuando juegan a enaltecer a las masas en contra de algo o alguien.

Este medio aun peor afirma en un ejercicio de demostración de ineptitud periodística que:

« La sentencia de La Manada no deja lugar a dudas. “Las prácticas sexuales se realizaron sin la aquiescencia de la denunciante, que se vio sometida”, señalan los jueces, que consideran que “las relaciones se tuvieron en un contexto subjetivo y objetivo de superioridad, configurado voluntariamente por los procesados, del que se prevalieron”. »

Quedándose con lo que les viene bien de la sentencia (347 folios) y obviando que uno de los jueces discrepa de esta opinión. Debe ser que el hecho de que uno de los tres jueces no esté de acuerdo con la condena ahora se dice “no deja lugar a dudas”.

Bueno esta es la realidad en la que nos vemos sumergidos. Unos medios que lanzan a las masas a la calle a base de interpretaciones libres y manipulación de las palabras.

Lo peor de esto es que cala en la gente. Y mucha de ella cree que por el hecho de ser una agresión sexual (Violación con violencia e intimidación) te caen muchos más años y nada más alejado de la realidad para muestra un botón.

Una pena de 8 años por la agresión sexual a un menor. Una violación como tal condenada a un número inferior de años. Pero los medios manipulan la información como les conviene y finalmente consiguen su objetivo sacar a la gente a la calle a decir sinsentidos como “No es abuso sexual es violación”. De todas formas creo que de lo visto estos días atrás lo peor es lo del exministro de justicia que fue capaz de poner en tela de juicio al magistrado discrepante dejando entre ver que tenía algún tipo de problema psicológico.

De todas  formas se perfectamente que a estas alturas del artículo un montón de gente estará pensando y a mí que, lo que quiero es que a estos desgraciados les caigan más años de cárcel por lo que se supone que han hecho. Puedo estar de acuerdo siempre y cuando este claro y sin fisuras el delito y este no es el caso. De hecho hasta uno de los jueces solicita la absolución mientras los otros dos condenan y siendo así es porque hay una duda razonable de los hechos que se están juzgando.

El primer punto a analizar es que para que pueda ser considerado agresión sexual tiene que haber violencia e intimidación y según “la víctima” no fue así. Es más el juez discrepante específico en la sentencia.

« Sostener, como se hace en la sentencia mayoritaria, que el video recogido de quejidos de dolor provenientes de la mujer contradice una de las pocas manifestaciones que la denunciante ha mantenido firme e invariable durante todo el procedimiento: que en ningún momento sintió dolor; »

Es más de las palabras de la propia chica recogemos.

« (…) no me agarraron con fuerza, que por ejemplo, el chico con el que yo me estaba dando un beso me tenía de la mano agarrada y llevábamos todo el rato, o sea, estuvo dándome la mano, entonces tampoco me hizo daño por decirlo así; tiraron de mí para entrar pero no con violencia (…) Cuando me meten en el portal con esa brusquedad, siento en plan de ¿cómo decir? No miedo, ni intimidación pero… me sorprende »

Esa violencia que mucha gente dice que hubo realmente no existió y esto lo reconoce la propia joven; Aunque como un poco más tarde veremos su primera declaración fue distinta a la que luego presto en el juicio.

Es más en la declaración de uno de los agentes que fue al lugar concretamente el nº 455 dijo que la denunciante no hablaba de forma fluida y que afirmó que la obligaron a entrar en el portal, que ella empezó a gritar y que le taparon la boca, que se despertó desnuda. Añadió que respondía de forma contundente cuando decía que la obligaron, que le taparon la boca y que gritaba. Señaló también que, en algún momento, le dijo que le habían robado el móvil aunque no era lo que más la preocupaba.

Otra cosa a tener en cuenta es la intimidación mucha gente clama que la joven fue intimidada, el código penal toma como intimidación el hecho de ser amenazada o coaccionada por la fuerza. Cuando esa intimidación viene dada, como es el caso por el número de personas, ya que la chica se sintió apabullada en un lugar tan pequeño rodeada de 5 hombres se llama prevalencia y en este caso tampoco se tiene en cuenta para condenarlos por agresión sexual porque ella en ningún momento se mostró en contra de ello ni tomo ninguna medida para intentar salir de allí etc etc

La pregunta que me viene a la cabeza en este momento es todas estas mujeres que salen a la calle y van a las manifestaciones con pancartas “yo te creo” que versión es la que creen. Por qué de la que dio al principio en la que fue obligada a entrar en el portal que la taparon la boca y que se despertó desnuda dándose cuenta de que la habían violado etc etc a la que testifico en el juicio en la que ella entra voluntariamente al portal y se queda en shock al ver la escena y actúa casi de forma mecánica cerrando los ojos y demás hay un abismo.

El problema no es tanto la diferencia de versiones como lo que origina. No es lo mismo que tú digas que 5 individuos te han metido a la fuerza en un portal y te han violado de todas las formas posibles y te han robado el móvil dejándote encima allí tirada. Que decir que tu acudiste al acto voluntariamente y que una vez allí viendo lo que se te venia caíste en shock y te limitaste sin dar consentimiento pero sin quitarlo tampoco a dejarte llevar y esperar a que aquello acabara. Porque en el primer caso es una agresión sexual gravísima y los acusados se merecen todos los años que les puedan caer o más y en el segundo solo veo un delito el del hurto del móvil.

« …sentía miedo cuando ya me vi rodeada por los cuatro y eso, entonces, no sabía cómo reaccionar y no reaccione. Reaccione sometiéndome.(…) lo único que quería era que pasara; yo cerré los ojos y si en algún momento los abrí, lo único que veía eran tatuajes… »

Ojo no estoy juzgando a la víctima ni mucho menos ella sabrá lo que tiene en su conciencia, yo solo intento analizar los actos y entender que diantres está pasando.

Estos hombres están pasando lo peor de sus vidas, en su ciudad hasta los han declarado “personas non gratas” que tiene tela lo que no hicieron con los asesinos de Marta del Castillo lo hacen con unos hombres que todavía no tienen ni la sentencia en firme. Están perseguidos por la gente y en muchos comercios ni los atienden. Y mientras y con las pruebas en la mano me pregunto ¿A quién he de creer?

No voy a negar que estos tipos angelitos no son 3 de ellos tienen antecedentes uno de ellos es Guardia Civil (Por lo que sabía lo que se jugaba) vamos lo que venimos llamando ser unos “hijos de puta” pero es que en este país no se va a la cárcel por ser un “hijo de puta”, se va por cometer un delito.

La justicia esta para respetarla. Cuando se comete un delito la ley marca un máximo de dos años de prisión preventiva que estos hombres ya han cumplido y están a la espera de una sentencia en firme tras los recursos que la ley les permite interponer y mientras no haya una sentencia en firme y ante los ojos de la justicia son inocentes.

No permitamos los linchamientos mediáticos, ni aquellos que promueven colectivos que con sus pancartas en la mano parecen no saber lo que dicen. Porque lo que tiene que primar en España es la presunción de inocencia como está establecido y el respeto a las leyes y a la justicia y si no se está de acuerdo pues en las próximas elecciones votad a un partido que esté dispuesto a acabar con esta farsa y no hagáis que salga la misma basura de siempre.

No quiero acabar este artículo sin aportar algo positivo y es que nunca dejéis de luchar por lo que creéis.

 

“Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada,

porque yo no era socialista.

Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada,

porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada,

porque yo no era judío.

Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.”

Martin Niemöller

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *