12-O, EL DÍA DE LAS MENTIRAS

España se fractura y lo hace porque simplemente se le ha permitido a unos pocos hacer de su capa un sayo.

Vivimos una democracia que en nombre de la libertad, se permitió, cediendo competencias, que se rompieran pilares fundamentales como la educación igualitaria para todos los españoles y una sanidad digna para todos.

Pero todo esto es lo de menos, lo que importa es la desvergüenza de la extrema izquierda y los independentistas en comunidades como Cataluña. Comunidades que ya no saben ni pueden gobernarse solas y aun así piden su independencia.

Una simple comunidad autónoma que se ha dado así misma el poder, sin que nadie se lo haya impedido, de crear “embajadas” por todo el mundo, eso sí a costa de sus contribuyentes, que realmente no sirven para nada porque nunca van a tener un valor legal al no ser un estado independiente. Se han auto dado el poder de crear una universidad “Universitat Nova Història” que reinventa la historia según a ellos les conviene, esto empieza a recordar a Winston de 1984 de Orwell, eso sí solo la parte que a ellos les interesa.

En esta universidad, de prestigio también inventado, se somete a debate la presunta manipulación de España de la figura del descubridor Cristóbal Colón que según estos más que dudosos estudiosos, fue un navegante catalán de noble cuna cuyo verdadero nombre fue Joan Colom i Bertran  y por si esto fuera poco afirman que la partida hacia América se produjo desde el puerto de Pals, en la Costa Brava, y no desde Palos de Moguer. Pero las carambolas del destino no acaban aquí, según Jordi Bilbeny el “descubridor” de las tierras americanas era antepasado del mismísimo Artur Mas, algo que sencillamente hace pensar que estos señores ya han dejado atrás la manipulación de la historia para directamente inventarse una nueva. Pero no pasa nada son Catalanes e independentistas y todo les está permitido.

Lo más divertido es que ellos solo quieren quedarse con la fama del descubrimiento y de la figura, se les olvida la parte de culpa. Es decir si Cristóbal Colon era catalán, los catalanes son por lo tanto los culpables del supuesto genocidio centro-sur americano. Son los culpables de la supuesta masacre indígena. Son los culpables del saqueo de las tierras indígenas, que todavía arrastran al parecer la pobreza de esa colonización.

De esto no se sienten orgullosos, cuando a cualquier independentista que dice la memez de Joan Colom i Beltran le esgrimes los argumentos del genocidio automáticamente salta el resorte que todos tienen cargados y que les hace decir “Calla facha”.

La lindeza de Colon no es sino solo la punta de un iceberg de despropósitos en los que como ya he dicho los catalanes intenta reinventar un pasado glorioso que nunca tuvieron.

Al parecer y según esta informada y dotada universidad de la “nueva historia de Cataluña” uno de los más ilustres escritores de la lengua castellana, Miguel de Cervantes era Joan Miquel Servent  y por su puesto “El Quijote” fue escrito en catalán todo esto sustentado en “los errores lingüísticos” que se pueden encontrar en la obra al ser una mala traducción.

Sin embargo se quedan con la fama y renuncian a que “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” es el único libro presente en la lista de los 20 libros más traducidos de todos los tiempos. Las aventuras del inmortal caballero Alonso Quijano ha sido traducido a 48 idiomas. Esto quiere decir que es una de las obras más representativas de habla hispana y claro esto atentaría contra su derecho a no declararse hispanos y así montar el pollo el 12 de octubre mientras el resto de los españoles, porque más que les duela es lo que son, nos sentimos no solo orgullosos de esto sino además de ser españoles y ser representados por obras como el quijote.

Pero no acaba aquí esto además de estos dos gigantes gestos de su imaginación también se empeñan en hacer creer que el padre Bartomeu Casaus era el verdadero nombre de Fray Bartolomé de las Casas. Y que Juan Sebastián Elcano era, en realidad, Joan Caçinera del Canós. Incluso hay quien asegura que Hernán Cortés era Ferran Cortès Gonzalo Fernández de Córdoba era el almirante Joan Ramon Folc de Cardona. Y en lo más profundo de su locura se oyen voces que aseguran que Marco Polo fue un personaje de ficción, mientras que el verdadero viajero del siglo XIII fue Jaume Alarich, catalán para más señas, aunque en esta ocasión “de Perpinyà”, o sea, de la “Catalunya Nord”.

Al parecer el reino que nunca fue reino tiene una historia que nunca fue historia y se la incentivan a golpe de mentiras con las que adoctrinan a los niños en las escuelas. Cabezas huecas que en un futuro trabajaran al servicio del independentismo sin hacer preguntas.

Y como no, quien es el culpable de todo esto, y de que ahora tengan que “redescubrir” su historia. Pues Bilbeny dice que la culpa es de la falsificación de la historia de Cataluña y la conspiración del Estado español al apropiarse de hitos tan universales como, por ejemplo, el descubrimiento de América. Vamos que El estado Español lleva siglos y siglos preocupándose por falsificar una historia que ni ellos mismos se quieren creer, pobrecillos.

El gran Groucho Marx en una de sus geniales películas dejo dicho para la posteridad: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”, algo así sucede con los independentistas catalanes, tienen una historia, porque la historia es la que es, pero cuando no les gusta se inventan otra.

Estos cabezas de chorlito aspiran a ganarse el favor de la gente para que grite que quiere la independencia y todo ello con una sarta de mentiras.

Son divertidos estos independentistas. Quieren una Cataluña independiente pero cuando por su mala gestión se quedan sin dinero para pagar a sus médicos o funcionarios, recurren a la teta del papa estado español a que les salve el culo, eso sí le echan la culpa de todo a este.

Lo que parece que no les interesa decir es su propia realidad que por ejemplo es la pugna que arrastran los farmacéuticos catalanes con la Generalitat desde 2011 por los impagos de facturas que acumula la administración Catalana. La Generalitat adeuda a los boticarios 198 millones de euros, después de haber alcanzado una deuda histórica el año pasado de 330 millones. Pero eso sí, para abrir embajadas que legalmente no representan a nadie y que en muchos casos son meras librerías, como sucede con la que han dado en llamar la embajada catalana en Madrid que no es más que una librería más de las muchas que hay en la ciudad.

Mientras a su propia gente le venden la mentira de que Cataluña es la comunidad autónoma que más dinero aporta al estado central cuando es sencillamente mentira. La Comunidad de Madrid es la que tiene un mayor déficit fiscal con un total de 16.723 millones menos de los que aporta al Estado esto es prácticamente el doble que el de Cataluña, que arroja un déficit fiscal de 8.455 millones de euros. De nuevo mentiras que levantan ante su gente una cortina de humo que de nuevo tapa una realidad que es el hecho de que los ciudadanos catalanes son los que más impuestos pagan, pero no para que lleguen al estado central, sino para mantener sus majaderías independentistas.

A estas alturas solo puedo gritar alto y claro ¡CATALUÑA ES ESPAÑA!

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *