Huntington y la guerra etnica que viene

En el número de verano de 1993 de la revista “Foreign Affairs” recogía un ensayo del profesor Samuel Huntington en el que se analizaban las relaciones internacionales a través del concepto de las civilizaciones.

Este ensayo de Huntington nació en respuesta a las tesis planteadas por Francis Fukuyama en su libro “El fin de la historia y el último hombre” publicado en 1992 y que estaba basado en un artículo publicado en 1989 en “The national interest”.

La teoría de Fukuyama decía que “el mundo” había llegado a su fin, exactamente la “teoría política del mundo” había llegado a su fin. Basándose en la “dialéctica histórica” de Hegel y que afirmaba que el desarrollo histórico se regía por el eterno paso en tres etapas: tesis, antítesis, síntesis. Además sostenía que la “democracia liberal” había sido la síntesis de muchos cambios en la historia política del mundo, y fundamentalmente la síntesis de la guerra. Según su teoría la “democracia liberal” sustentada en la economía de libre mercado, el gobierno representativo, el mantenimiento de los derechos jurídicos era el único sistema político con algo de dinamismo.

Para Fukuyama el futuro no albergaría nuevas guerras basadas en las teorías políticas porque según su opinión, estas teorías ya se habían perfeccionado lo máximo posible y por lo tanto a partir de ese momento la vida de la sociedad giraría alrededor de la economía.

La preocupación por la política desaparecería y reaparecía la preocupación por la economía que según decía no podía atravesar mejor momento que con una “democracia liberal”.

Sin embargo Huntington tenía otra visión totalmente distinta. Para él era impensable el fin de la teoría política. Según él sólo se había producido un cambio que había empezado con los políticos como actores de la escena política, para posteriormente dar paso a los estados y posteriormente a las ideologías y que tras el fin de la guerra fría fueron las ideologías las que abandonaron el trono para dar paso a las civilizaciones.

Algo complicado de entender cuando Huntington lo lanzó pero que el tiempo nos ha ayudado a encajar, comprender e incluso darnos cuenta de la razón que tenía… pero no quiero adelantarme.

Según Hungtinton existen 9 civilizaciones:

  1. Civilización Occidental: Europa católica y protestante, Norteamérica, Australia, Nueva Zelanda y Filipinas.
  2. Civilización Musulmana: Magreb, Somalia, Afganistán, Pakistán, Malasia e Indonesia.
  3. Civilización del Pueblo Judío: Civilización hebrea, la diáspora.
  4. Civilización Hindú: India y Nepal.
  5. Civilización Sínica: China, Vietnam, Singapur, Taiwán y la diáspora china en Asia, el Pacífico y Occidente.
  6. Civilización Japonesa: Japón.
  7. Civilización Africana: África Subsahariana.
  8. Civilización Budista: Norte de la India, Bután, Mongolia, Birmania, Tailandia, Camboya, Laos y el Tíbet.

Huntington afirmó que seguiría habiendo conflictos pero que estos serían entre civilizaciones no afines (es decir aquellas que tienen rasgos comunes) y que estos conflictos se darían en las fronteras de estas civilizaciones no afines, lo que el mismo denominado líneas de fractura.

Los rasgos comunes, según el profesor, de las civilizaciones son básicamente dos: por ser descendientes de una civilización común o bien por un intercambio y mezcla cultural que derivaría en la fusión en una única civilización.

Esto crearía dos grupos de civilizaciones afines: El primer grupo estaría formado por las civilizaciones occidental, ortodoxa y latinoamericana y el segundo grupo con las civilizaciones sínica, budista y japonesa. Quedando el resto como civilizaciones independientes.

Según el profético profesor, era extraño pensar que el continente americano se mezclara en conflictos mundiales. Sin embargo el Mar Mediterráneo hace de frontera natural entre dos civilizaciones la “Occidental Ortodoxa” y la Islámica. Afirmaba que el propio Mar Mediterráneo era una barrera que en cierta forma impediría el conflicto pero que no se podría descartar conflictos entre estas civilizaciones en lugares como Oriente Próximo donde la existencia de un país occidental, como es Israel, rodeado de países Islámicos crearía conflictos de forma periódica.

Además Huntington hablaba de los posibles conflictos mundiales entre la civilización hindú y la islámica dada la triple frontera entre las civilizaciones Islámica, Hindú y Sínica. Y afirmaba que la civilización Africana no era de grandes probabilidades en conflictos, más allá de los conflictos tribales, sin embargo podría desencadenar guerras entre otras civilizaciones como la occidental y la sínica por el control de sus recursos naturales, esto debido a que el control occidental de estos medios se estaba viendo roto por la irrupción de China.

El hecho de China no sólo como civilización sino también como estado y su gran volumen de población podía hacer pensar en grandes conflictos, sin embargo su civilización más antagonista, la occidental, no está por la labor de crear ese conflicto.

Huntington además señalaba el hecho de diversos países cuyo máximo interés era cambiar de civilización: México, Rusia, Turquía, Australia. Para que este cambio fuera efectivo se tenían que dar tres hechos: apoyo de la elite política y económica, aceptación de la población del cambio de civilización y la aceptación por parte de la población de la civilización de acogida para que el país forme parte de ella. Él mismo afirmo que México había cumplido los tres requisitos, que Turquía había cumplido dos de ellos, pero que ni Rusia ni Australia han mostrado intención real de ese querer ese cambio.

Supongo que algunos lectores se están preguntando que a qué viene esta lección de historia. Pues bien, viene a que lo que Huntington dijo se ha cumplido, se cumple o se cumplirá en un futuro mientras los gobernantes no hacen nada.

Por desgracia Huntington acertó, errando solamente en el campo de batalla. El conflicto étnico está cerca, cada vez más cerca, pero no será en la “línea de fractura” que el profesor vaticinó sino en Europa, en cada uno de los países de Europa en los que se ha permitido que el Islam crezca sin control infiltrándose en nuestra sociedad y generando una quinta columna que nos sumergirá en una guerra cruel.

Pronto asistiremos a una guerra de exterminio donde al final de la misma no cohabitaran dos civilizaciones sino que una habrá aniquilado a la otra. Esto, que parece un escenario dantesco y que viene de la mente de un loco, ya se ha vivido en Ruanda con la guerra entre Hutus y Tutsis o en el conflicto entre Bosnios y Serbios. Simplemente nadie analizo esta triste realidad

Por otro lado creo que no podemos acabar sin hablar de lo que podemos llamar “países infiltrados”, países tales como Israel y Corea del Sur que, pese a pertenecer a una civilización, son totalmente aceptados por otra que es la “occidental” debido a sus lazos personales con países importantes de otras civilizaciones. Esto podría significar la posibilidad de un conflicto entre estas civilizaciones, ya que estos países en sí mismo son foco de conflictos con sus países vecinos Palestina y Corea del Norte.

Últimamente hemos visto cómo Corea del Sur templa espadas con Estados Unidos sobre cómo tratar o no a Corea del Norte, probando todo esto. Atentados como el del 11 de septiembre en Nueva York, el 11-M madrileño y los ataques occidentales a Irak y Afganistán son confirmación de las tesis de Huntington.

Personalmente creo que el resumen de lo que Huntington quería plantear era la equivocación occidental a la hora de tender puentes a otras civilizaciones.

Llevan demasiado tiempo vendiéndonos una Multiculturalidad que simplemente no existe. Realmente alguien cree aquello de “dentro de cien años todos grises”. La mezcla de civilizaciones solo ha traído la fractura de las sociedades que ahora en vez de ser hegemónicas se agrupan en guetos donde una inmigración con escasas ganas de integrase mantiene su cultura y se reproducen entre ellos. La segregación es simplemente una mentira que el pueblo se ha creído mientras poco a poco se demuestra que es falso.

Los casos de parejas mixtas son muchos pero en cifras globales son meramente anecdóticos la población no quiere el mestizaje y no se lleva a efectos en masa.

Como un buen amigo me recordó el otro día en una de las largas conversaciones que mantenemos ¿Cuánto lleva Estados Unidos hablando de Mestizaje? Desde 1865 y realmente que han conseguido que en la actualidad la raza blanca sea una minoría en el país mientras se crea un país donde lo que se llamaba “minorías desfavorecidas” son mayoría y siguen creciendo y lo hacen entre ellos no segregándose, es más sencillo que una persona de raza negra se case con una de raza china, en Estados Unidos, que lo haga con una mujer de raza blanca o viceversa.

En la televisión vemos como los conflictos raciales en Estados Unidos aumentan por días. Vemos como una mayoría negra se subleva a la ya minoría blanca. Lo que no se puede ver en la televisión es que tras la relección de Obama las armerías americanas se quedaron sin munición, esto es una realidad y ¿por qué? La respuesta es igual de fácil que de lamentable: la población blanca norteamericana se está armando.

Las estadísticas están ahí para que cualquiera pueda consultar los datos y verificar que esto es así, que no existe la segregación en masa como nos han vendido, que es mentira. Esto es lo que nos hace ver que Huntington no se equivocó, que caminamos de forma irremediable hacia una guerra donde sólo quedará una civilización.

Además de todo esto podemos ver la escalada de tensiones entre Israel y países musulmanes. La creación del Estado Islámico. El escudo de misiles en Polonia y la República Checa y un largo etcétera de despropósitos que cada vez confirman más nuestro destino y, que por mucho que nos entristezca, Huntington tenía razón.

Debo agradecer a Lucio Peñacoba ser el árbol de muchos de mis conocimientos cada conversación con él me abre un mundo de sabiduría y este artículo no hubiera sido posible sin su ayuda.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *